Para entender algunas de las pautas de comunicación de los gatos, es necesario conocer ciertos aspectos sobre sus costumbres. Por ejemplo, para los gatos, las relaciones sociales y grupales no son importantes como para nosotros, por tanto, tienen un lenguaje de sonidos y un lenguaje corporal poco definidos en comparación con otras especies que son más gremiales.

De todos modos, los gatos se comunican perfectamente entre ellos aunque, claro está, comunicarse con nosotros les resulta un tanto más complicado. Igual de complicado que nos resulta a nosotros entenderles a ellos.

tu gato estará más tranquilo con Feliway

Vamos a tratar de comprender un poco mejor “qué quiere decirnos nuestro gato” cuando hace tal o cual sonido. Muchos propietarios de gatos aseguran que sus gatos “hablan”, y así puede entenderse, desde luego, porque la convivencia continuada hace que lleguemos a identificar bien los diferentes tipos de sonidos y lo que con ellos nuestro gato quiere decirnos.

Aún así, es el lenguaje corporal el método preferido por los gatos para comunicarse con sus congéneres y también con las personas. El cuerpo entero les sirve para transmitir señales, para enviar mensajes. Y de todas las formas en que un gato puede comunicarse con su cuerpo, las orejas y la cola son las partes más expresivas. Pero del lenguaje corporal hablaremos en otro momento.

Volviendo a los sonidos, podemos dividir el tipo de lenguaje sonoro de los gatos en tres tipos:

  • Murmullos
  • Sonidos vocálicos
  • Sonidos de alta intensidad

Murmullos: incluyen los ronroneos y los gorjeos. No son sonidos vocales y se usan en circunstancias placenteras. No obstante, en determinadas circunstancias que pueden ser muy traumáticas, los gatos también ronronean; tras una caída grave o un atropello, el ronroneo anómalo es un síntoma del estrés que el gato está padeciendo.

Sonidos vocálicos: es el clásico “miau”. Puede transmitir una petición, una orden, una exigencia, una queja o asombro. Los “maullidos” varían mucho de una raza a otra, por ejemplo los siameses y razas afines tienen maullidos mucho más fuertes que el resto.obstante, en determinadas circunstancias que pueden ser muy traumáticas, los gatos también ronronean; tras una caída grave o un atropello, el ronroneo anómalo es un síntoma del estrés que el gato está padeciendo.

Sonidos de alta intensidad: los utilizan casi exclusivamente para comunicarse con otros gatos. Son los bufidos y los gruñidos que producen cambiando la forma de la boca abierta y emitiendo esos sonidos tan peculiares que expresan disgusto, alarma, a veces miedo… los sonidos de alta intensidad suelen manifestar siempre algún tipo de “alerta”.

Como siempre aconsejamos, si observas en tu gato una conducta anómala, en este caso, si detectas que empieza a emitir sonidos que antes no utilizaba, ni percibes que hay más sonidos de alta intensidad de lo habitual, no te confíes pensando que “los gatos son raros”, consulta con tu veterinario y él te aconsejará.

 donde comprar feliway