La consulta sobre el gato que se escapa es muy frecuente, especialmente durante la época de celo y referida a los machos sin castrar. Pero la castración no siempre acaba con el problema, pues los intereses que llevan al gato a fugarse son de índole diversa. Estas escapadas son perfectamente normales y habituales.

Los gatos a menudo salen de las casas impelidos por su naturaleza curiosa y aventurera, que les lleva a querer explorar nuevos territorios siempre que pueden. Otras veces sienten el instinto cazador y persiguen toda clase de animalitos, pero no sólo por comérselos, sino también por jugar y lo harán incluso prefiriendo la comida que tienen en casa.

Para intentar controlar las excursiones de nuestro amigo felino lo primero que debemos intentar es la difícil tarea de eliminar las vías de salida, teniendo en cuenta que los gatos son excelentes trepadores y contorsionistas. También debemos ofrecerles suficientes distracciones en casa: jugar con ellos y proveerles de objetos que les gusten con los que se puedan entretener solos.

Otro factor que juega un papel fundamental es la educación: cuando todavía son pequeños podemos marcar con un no rotundo los límites de sus exploraciones. Y por último, señalar que es necesario proveerle de suficiente agua y comida, limpiarle la bandeja cada día… con estas condiciones, estará encantado de quedarse en casa.

Feliway_Producto

La castración  evitará el vagabundeo de origen sexual. Pero como este hábito tiene múltiples motivos, puede no acabar con él. Lo que sí que hará será reducir las peleas por motivo sexual y evitar embarazos no deseados y enfermedades de trasmisión sexual.

Desaconsejamos desde todo punto de vista los collares eléctricos y los repelentes químicos, así como cualquier método de castigo físico, que podrían ahuyentar a nuestro felino compañero para siempre.

Es importante intentar acabar con el deambular de nuestro gato lo antes posible, pues las consecuencias pueden ser embarazos indeseados, accidentes, envenenamientos, atropellos, etc. Si durante los primeros meses de vida, vemos que nuestro gato es propenso a escaparse, intentaremos llevarlo al veterinario para que lo castre lo antes posible, pues si la conducta se afianza, será muy difícil erradicarla posteriormente.

Como decíamos esta es una conducta completamente normal y no significa que el gato se encuentre a disgusto en casa, sino que le encanta deambular al aire libre. Una vez se ha escapado, no sabemos cuánto tiempo tardará en volver, por ello conviene tenerlo al día de vacunas y ponerle el microchip cuanto antes.

Cuando vuelva a casa, después de un largo periodo de ausencia, es conveniente revisarlo a fondo pues puede traer parásitos externos o internos, alguna enfermedad o heridas infectadas, lo mejor es llevarlo de cabeza al veterinario.

donde comprar feliway